“El niño ha de ser recibido con respeto, educado con amor, y puesto en la vida finalmente en libertad. (Rudolf Steiner, 1861-1925)”

Rudolf Steiner, uno de los filósofos y pensadores más influyente de finales del siglo XIX, abogó por una escuela comunitaria basada en las leyes de desarrollo del niño.

 

La primera escuela Waldorf fue fundada en 1919 por Rudolf Steiner en Stuttgart. Esta fue la primera vez que el principio de justicia social se implementó en la educación, ya que los jóvenes recibieron una educación común independientemente de su origen social, a diferencia del sistema escolar tradicional y verticalista de la época.

Basándose fundamentalmente en el desarrollo cognitivo, las diferentes asignaturas especiales (como las artes y los talleres) determinan el plan de estudios de nuestra escuela. De esta manera, las tres áreas principales (cabeza, corazón y manos) se utilizan para abordar la personalidad completa del alumno.

Mútiples talleres acompañan al niño durante su crecimiento y formación: las obras de teatro, la agricultura, las prácticas de campo, las prácticas sociales, el arte y la euritmia, son tan importantes como el coro musical en sus lecciones de música. Nuestro predio de cultivos, la granja de gallinas y conejos y las huertas que cuidamos ofrecen un espacio natural adecuado para el desarrollo del método de enseñanza.

La Pedagogía de nuestra escuela distingue en el desarrollo desde el nacimiento hasta la mayoría de edad, tres grandes etapas de, aproximadamente siete años, que a su vez se subdividen en otros tres períodos cada una.

 

El primer septenio va desde el nacimiento hasta la segunda dentición, alrededor de los 7 años de edad, donde el niño esencialmente aprende imitando y el educador debe esforzarse por ser digno de ser imitado.

 

El segundo septenio va desde el cambio de dientes hasta la pubertad donde se desarrolla una relación de respeto a la autoridad amada.

El tercer septenio, desde la pubertad hasta la mayoría de edad, donde surge el juicio individual y el joven quiere adquirir su propia imagen del mundo. El educador orienta el interés que surge en el joven.
 

Las diferentes exigencias especiales de cada etapa de la vida, brinda el fundamento para nuestro plan didáctico y es la base para la forma que se le da al tratamiento de las distintas materias. La enseñanza ha de producir una plena vivencia humana y brindará la fuerza formativa al pensamiento, al sentimiento y a la voluntad.

  • Facebook Clean Grey
Comunicate con Pynandí

 

​Teléfono: +54 376 4592888

Email: jardinpynandi@gmail.com

Av. Justo José de Urquiza N° 6424

(3300) Posadas, Misiones Argentina

​​​

© 2020