Algo sobre la Pedagogía Waldorf


La Pedagogía Waldorf sustenta sus estrategias de trabajo en un conocimiento exhaustivo del hombre y en un profundo respeto por las etapas evolutivas del niño.

Esta pedagogía fue creada por el filósofo austríaco Rudolf Steiner (1861-1925) en el primer tercio del siglo XX luego de la Primera Guerra Mundial, quien desarrolló un sistema de ideas denominado Antroposofía o “Sabiduría del hombre”.

Fundó la primera escuela en Alemania, en la fábrica Waldorf Astoria para los hijos de los trabajadores. Su propuesta creció con el tiempo y hoy las escuelas se han extendido a lo largo de todo el mundo.

Desde este sistema, el ser humano está constituido por CUERPO, ALMA y ESPÍRITU, tres miembros que deben formarse por igual y en estrecha relación y equilibrio.

Para Steiner, la biografía humana es una secuencia de ciclos de 7 años (septenios) con características únicas y diferentes a partir de cuyo desarrollo se marca nuestra evolución.

En el primer septenio, el niño es todo movimiento (voluntad-Cuerpo), está formando su corporeidad física y por ello, sus fuerzas vitales no deben ser desviadas hacia el aprendizaje intelectual (lecto-escritura y cálculo). En este tiempo, el niño aprende imitando lo que observa a su alrededor y por ello la actitud de los adultos que están a su lado debe servir como un modelo positivo. No sólo imitará las acciones de los adultos de su entorno cercano, sino también, sus pensamientos y sentimientos. El alma del niño se encuentra aquí, en un estado de profunda apertura hacia el mundo y su inocencia, no le permite discernir entre estímulos negativos o positivos, convenientes o adversos. Para él, todo lo que lo rodea, es imitable.

En el segundo septenio toma protagonismo el desarrollo de la afectividad (Sentir- Alma) razón por la cual la figura del maestro como autoridad amada adquiere una relevancia especial. Este adulto, con el cual el niño necesitará establecer una profunda relación de confianza, será el vehículo o facilitador a través del cual se insertará en el mundo de los saberes y conocimientos intelectuales (letras, números, ciencias).

Finalmente, recién en el tercer septenio tendrá su apogeo la actividad meramente mental (Pensar-Espíritu) ya que el adolescente buscará respuestas racionales, lógicas y verdaderas para todas sus inquietudes, conformando así la base para un posterior conocimiento científico. Es aquí donde el docente de cada una de las disciplinas se convierte en un compañero de investigación.

En la currícula Waldorf se hace un importante énfasis en el desarrollo de las actividades artísticas, técnicas y artesanales, que también forman parte de las estrategias cotidianas que el maestro aplica en el aula para desplegar contenidos específicos.

Así es que, durante su escolaridad los alumnos pintan, tallan en madera, realizan trabajos de cestería, costura, telar y tejidos y además aprenden canto y música instrumental (flauta, violín).

Otro de los rasgos característicos de esta pedagogía, es el gran acento puesto en la formación inicial y continua de los maestros. Paralelamente a su tarea áulica cotidiana, ellos desarrollan un camino interior donde el autoconocimiento y la autoformación se transforman en un compromiso de trabajo personal y grupal; este último se desarrolla en reuniones de maestros que se realizan semanalmente, para garantizar una evolución paralela de los niños y los adultos. Así pues, mientras los niños crecen hacia arriba, los adultos crecen hacia adentro.

Por otra parte, los padres de los alumnos tienen una presencia y participación activa en la educación de sus hijos, para lo cual forman diferentes comisiones de trabajo desde las cuales atienden todas las necesidades materiales y económicas de la escuela (limpieza, mantenimiento y/o reformas edilicias, organización de eventos comunitarios, etc.).

Dado que se trata de una pedagogía orgánica o viva, el objetivo es aprender a partir de la experiencia sobre el mundo, razón por la cual se propone educar al niño conduciéndolo hacia un desarrollo que le permita alcanzar la libertad interior y una voluntad firme para percibir el mundo que lo rodea y decidir en concordancia.

La Organización Cultural Científica y Educativa de Naciones Unidas afirmó que "los ideales y principios éticos (del movimiento de escuelas Waldorf) se corresponden con los de la UNESCO" y ha escogido un número de escuelas Waldorf en Alemania, Asia, Latinoamérica y África para hacer un "proyecto de escuelas asociadas".

Tags:

Featured Posts
Recent Posts
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic
  • Facebook Clean Grey
Comunicate con Pynandí

 

​Teléfono: +54 376 4592888

Email: jardinpynandi@gmail.com

Av. Justo José de Urquiza N° 6424

(3300) Posadas, Misiones Argentina

​​​

© 2020